3 ago. 2010

Las primeras papillas y comidas del bebé


La alimentación del bebé es parte fundamental de su desarrollo y crecimiento, de está forma partiremos del hecho, que para seguir un ritmo normal en este tema, deberías tomar como principal concejo, lo que determine tú pediatra para cada momento, a medida que pasen las semanas.

Es a partir de el quinto o sexto mes, cuando empiezas a incluir alimentos a su nutrición, hasta ese momento la leche tanto materna como artificial es suficiente para su crecimiento, pero hay que plantearse el que ya necesita más aportes nutricionales, y el descartar posibles alimentos que produzcan reacción en ellos; por eso como principal observación es ir poco a poco, con pequeñas cantidades, y con una verdura a la vez, y luego ir mezclando.

Las carnes, también deben ir de forma pausada, y en pocas cantidades porque son muy pesadas; todo debe ir muy bien triturado, porque seguro las sensación nueva, le provoque el vómito, y si no es de fácil el paso, por algún trocito, seguro será molesto y más estimulante para devolver.

El pediatra, seguro te dirá por cuales debes empezar; lo común son las papillas de verduras, como zanahoria, calabacin, patatas, calabaza, luego una mezcla de todas; más a delante la integración de carnes, se suele empezar por el pollo, con una cantidad pequeña de unos 50gr es suficiente, la sal, no es aconsejable hasta después del año, la grasa si hace falta, algo puede aportar la carne, pero unas gotitas de aceite de oliva estaría muy bien. La cantidad es pequeña, por lo general, al principio con la medida del biberón, puedes servir unos 120 cl, pero no lo debes forzar, habrá un momento en el que él mismo no quiera y debes parar, puedes completar con un biberón de leche recuerda que se está adaptando, y tal vez sea un poco desagradable.

También debes tener en cuenta las papillas de frutas, los bebés necesitan un aporte de fibra, azúcar y vitamina, las frutas le proporciona todo lo necesario, debes empezar por las más asequibles, manzanas, peras, bananas, papaya, melón; desde luego igual que lo explicado anteriormente, con las verduras, mezclar paso a paso y en pocas cantidades, con la consistencia de papilla seguro será mucho más, difícil de digerir, pero contienen todo el producto, el zumo es otra opción, pero el agregar agua, ya para un poco o dispersa los nutrientes. No agregues azúcar, no es necesario, ya la fruta contiene la suficiente para el bebé.

Trata de llevar un orden de horarios, para que se adapte a comer a sus horas y la digestión sea sana, comen cada cuatro horas; en la mañana su biberón de leche, el cual puede llevar integrado algún cereal, con 250 cl, es suficiente. a media mañana, la merienda, un poco de fruta en papilla, muy bien, siempre que sea natural está bien, pero de seguro los potitos del mercado, también cumplen con los aportes nutricionales para su crecimiento, y si estás de paseo, es un buen aliado.
A la hora de la comida, dos o tres horas después de la merienda, depende de la cantidad que allá comido en la merienda, debes dar su papilla de verdura y/o carne. Puedes completar los primeros días con un biberón de leche, recuerda que no se lo va a comer todo, y no lo debes forzar.

Seguro hará una siesta, al despertar, otra vez fruta, no estaría mal, puede ser la media que dejo de la mañana, o un potito hasta donde a él le apetezca. Y para la noche, antes de dormir, su biberón de leche, igual que en la mañana, estos a portes hasta los doce meses, serán suficiente, y claro, una vez le empiecen a salir los dientes, puedes incluir alimentos más sólidos, como galletas, pastas, arroces.

No te desesperes por querer, darle mucho y pensar que estando, más gordito, estará sano, una dieta completa y balanceada en el objetivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario